El monstruo que fui a ver

Hoy llega a su fin la serie que he dedicado a la temática del miedo. He ido seleccionando diferentes fotos que me transmitiesen cierto miedo. Puede que alguien que vea alguna de las fotos y no le transmita ningún miedo, es algo normal. No todo el mundo responde igual a estímulos o miedos.  A mí en la actualidad me da más miedo una calle cualquiera de una ciudad llena de gente, que un bosque solitario. Pero por mucho que prefiera un bosque, y por mucho que los haya visitado, hay momentos en que sientes que el bosque cobra vida y algunas vez puedes sentir ese miedo qué intento transmitir en estas fotos.

 

Esa mañana había subido a una zona cerca de casa y me encontré con una densa niebla. Como conocía el lugar fui al encuentro de este magnifico árbol. Cuando empecé a verlo aparecer en la niebla me recordó a la película “un monstruo vino a verme”. Donde un magnifico árbol cobraba vida. Por un momento me imaginé ese árbol en mi búsqueda apareciendo entre la niebla.

Como he dicho al principio, esta semana con una temática de miedo llega a su fin. La semana que viene espero mostrar unas fotos menos tétricas y oscuras.

 

Un saludo, buen fin de semana!

Esta entrada fue publicada en Amanecer, Andalucía, Fotografia, Granada, Landscape, Naturaleza, Nature, Paisaje, Photography y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *