Retrato de un río

Para acabar esta serie no podía dejar de lado una foto donde la espuma fuese la protagonista. No hay fotografo que no haya fotografiado alguna vez la espuma de este río mínimo una vez.

Y otra de las fotos características del río tinto son las pareidolias. No sé si es por el calor o por qué estar cerca de una agua tan tóxica, pero en este lugar suelen aparecer caras, o nos lo parece.

Con esto llego al final de las series de este año, aunque aún publicaré alguna cosa más antes de acabar el año. Pero hasta el año próximo no volveré a empezar con las series de tres fotos.

Un saludo a todos y todas!

Esta entrada fue publicada en Naturaleza. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *